Finalmente el día llegó.  

22 de Enero; este año cae en domingo, pero me apetece un montón tener a las chicas en casa el sábado noche. Así que me organizo para tener unos entrantes y unas copitas listas para mi cumple (como no con la ayuda de mi hermana - yo no soy creativa en la cocina). Me pongo a ello y resulta que, con mi hermana al teléfono, me paso casi todo el día preparando los entrantes para la noche, donde resaltan los ahumados, el queso con trufa y el cous-cous.  

Bombas de salmón y jamón serrano, con ensalada de ahumados y cous cous

Cuando llegaron las chicas ya estaba casi todo en la mesa; aquí me tenéis, orgullosa de los entrantes.

The Icing on the Cake

Para aquellos que me conozcáis, sabéis que me gusta cuidar el detalle, casi a la perfección, y como no, para una noche tan especial, tube la suerte de poder contar con una bellísima tarta de mi amiga Angie. Aquí tenéis un par de fotos.

Personalizada con macaroons, frutos del bosque frescos y mi mini pancartita con mi nombre.

Y para más INRI, por dentro tenía 3 capas de bizcocho rosa que no solo se veían preciosas, sino que estaban divinas.

Como siempre, aquí estoy rodeada de gente de todos lados, porque que ahora viva en España, no significa que mi lado wanderlust esté oculto. Lo mejor es que cada una me cantó "Cumpleaños Feliz" en su idioma, jajaja.

Aquí tenéis una mezcla de Catalán, Castellano, Inglés, Japonés , Portugués y Ruso.

Qué monas!

Aunque la fiesta fuera sólo de chicas, se infiltró un venezolano que al final acabó quedándose casi toda la noche...

Lo Mejor de mi cumpleaños

No, lo mejor no fue ni mi super tarta, ni la compañía de mis chicas, ni siquiera la visita de Roger; lo mejor fue que mi hijo de 5 años decidiera coger el dinero de su cerdito para comprarme mi peluche favorito, un oso amoroso.

A veces no nos damos cuenta de que nuestros hijos nos miran y observan detenidamente, y son esponjas. Así que si le das amor y compresión, ellos actuarán igual. 

En este cumpleaños puedo decir que me siento realizada; soy consultora de IT en una multinacional, tengo mi propio negocio, y por encima de todo, soy mamá del niño con el corazón más grande que conozco. Realmente estoy bendecida.